El orgullo nunca lleva a nada bueno

el orgullo nunca lleva a nada bueno

Publicidad

De las actitudes que nos caracterizan como individuos en la sociedad y que nos hacen, de hecho, distintas personas, hay algunos que pueden reconocerse por lo pesados que resultan al trato de los demás. Las virtudes nacidas del alma y del esfuerzo, son tan gratificantes que alivianan el espíritu con su brisa bienhechora, mientras que defectos como el orgullo o la hipocresía nos pesan como bloques de concreto, dejándonos atrás en la carrera de la vida. Al orgullo déjalo ir y libera las cargas que, seguramente, te han estado atando desde hace años, haz espacio para lo mejor de la vida.

orgullo

Publicidad

imagenes de orgullo

imagenes para face

Publicidad

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *